Reflexiones mínimas para WhatsApp

Por Marcos Carbajal de Cervantes

Hay mas ídolos que realidades en el mundo, no son ídolos de nuestro tiempo, sino ídolos eternos, viejos llenos de aire, huecos.
Friedrich Nietzsche.

¿Realmente existe una oposición política al gobierno actual?

En regímenes que se denominan democráticos, la oposición política es imprescindible y necesaria para la vida buena; sin embargo, en México los partidos políticos situados como oposición, viven asfixiados en medio de su propio periciclo, carcomidos por su opacidad antidemocrática, incapaces de percibir la realidad. Con militancias agónicas, inhabilitadas para pensar y valerse por sí mismas, adoctrinadas bajo una inverosímil institucionalidad monopolítica, quietud solamente equiparada a un crimen democrático.

Ante esta crisis de partidos políticos, surgen diferentes voces revestidas con ecos del pretérito, producido por los hijos herederos de los presupuestos públicos del pasado, que hoy gimen y lloran en este valle de lágrimas, en busca de erigirse como candidatos de unidad a la máxima representación popular en nuestro país ¿Cuándo se entenderá que no se trata de personas, por muy ilustres que se sientan? El construir una oposición política requiere de múltiples factores políticos y humanos, esto no es nuevo, la propia revolución de 1910 no se hizo a gritos, requirió de todo un plan, el Plan de San Luis, elaborado por el propio Madero. Sin embargo, los pequeños ídolos, surgidos como si se tratasen de divinidades celestiales, encimados sobre de la misma realidad y militancias, impiden una verdadera visión revolucionaria como vector generador de un movimiento civil opositor al actual régimen de gobierno. Luego entonces no se trata solamente de la suma de algunos revoltosos o del amontonamiento de mini partidos políticos con sus burocracias, se trata de un gran movimiento social que genere verdadera oposición política, que nos impulse hacia una nueva época del siglo XXI.

Hoy cuesta decir quienes somos, y sobre todo encontrar canales de representación política genuina, por ello el Gobierno actual no debe de prescindir de la oposición, si realmente se considera un gobierno democrático, porque la genuina oposición política representa el peso contrario de la balanza, es la media justa y justificable que impide el totalitarismo como régimen en un país.

Por lo consiguiente no podemos vivir sin disyunción, los grandes opuestos conceptuales deben de utilizarse mejor, buscando que ideas antagónicas se comuniquen entre sí, que se identifiquen y puedan interfecundarse. Lo que hay que ver es como los antagonistas, en ciertas condiciones, pueden ser productores de soluciones para los grandes problemas que enfrenta México, la lucha contra la corrupción, la impunidad, la violencia, las diferentes desigualdades estructurales.

Estamos obligados a revisar nuestra ética, nuestra moral, necesitamos un nuevo dialogo entre los antagónicos, necesitamos una política de vida, de humanidad, una política para todos, y no una política solo para los pequeños ídolos creados por las burocracias, y situados en sus cómodas oficinas, azuzando con su smartphone a incautos seguidores…

Por AdmiN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *